Las prisiones, los centros de menores están llenos …pero este modelo no nos ayuda a disminuir la delincuencia. Es necesario repensar desde un modelo alternativo de resolución de conflictos otra forma mas transformativa y la justicia restaurativa puede ser esta nueva forma de crear sociedades mas justas y mas humanas.

 

La noticia sobre la muerte de un profesor en Barcelona nos ha afectado a todos, un delito tan violento no nos deja indiferentes … Los medios se hicieron eco del tema y la respuesta que muchos ciudadanos reclaman es la dureza de la justicia, penas altas,…pero todo esto no ayudará a las víctimas a sobrellevar su dolor. Ante todo queremos ser respetuosos con el dolor de estas personas dejando claro que aunque podemos entender su dolor, nunca podremos sentir lo que ellos han sentido. Y estamos del lado de todas las víctimas, de la familia del profesor, del chaval que lo hizo, de los compañeros de clase, de la escuela…

Desde Centro Mediación Barcelona, pensamos y queremos compartir una reflexión en relación a la necesidad de ofrecer a la víctima y a la sociedad en general un complemento a la justicia penal tradicional, para poder superar y entender el delito. La justicia restaurativa es una vía que es tan o más dura que la tradicional dado que en este caso el joven debería enfrentarse a sus acciones, intentar que asuma el daño causado y que exista un compromiso para intentar mitigar o reparar el dolor. No queremos personas que  adopten posturas pasivas queremos personas que se responsabilicen de sus actos.

En ningún caso la justicia restaurativa sustituye a la tradicional, y aunque no es siempre aplicable, puede también ser una herramienta complementaria a la justicia tradicional, porque ambas formulas permiten abordar el delito y sus consecuencias.
Pero también hemos de reconocer que la justicia restaurativa no es la solución universal de todos los delitos, ni servirá para todas las víctimas y todos los delincuentes pero la combinación de ambas formas de ver la justicia, que no son sino dos caras de la misma moneda, puede permitir abordar el delito y sus consecuencias de una forma más global, adaptada a cada caso concreto y a las circunstancias de las partes. La justicia restaurativa trata de potenciar primero , que la víctima sea oída y escuchada, participe activamente durante todo el proceso y pueda decidir qué necesita para sentirse reparada o al menos para mitigar en parte su dolor. Igualmente la justicia ordinaria mantiene su proceso, condenando el delito de acuerdo a las leyes vigentes.
Por otro lado la Justicia Restaurativa en la prevención, juega un papel relevante. Ayer se publicaban datos escalofriantes sobre bullyng en nuestro país. No hay otra opción, o trabajamos la justicia restaurativa para que todos tomemos consciencia de lo que está pasando y cerrarlo de raíz o tendremos que trabajar la justicia ordinaria porque ya será demasiado tarde.
Hablemos! y hablemos mucho. Pongamos encima de la mesa lo que está pasando y no intentemos taparlo para proteger nuestra imagen de padre, de director de colegio de profesor… Pidamos ayuda y acudamos a profesionales. Y una vez que aprendamos a pedir, exijamos que la administración nos ayude con medios. Paremos esto entre todos!
Nuestra reflexión final es, que si queremos un mundo mejor, ayudar a las víctimas a que dejen de serlo, y cooperar para que el número de hechos delictivos se reduzcan drásticamente, es hora de introducir la Justicia restaurativa y no como alternativa sino como complemento. Esta justicia será además importante en determinados casos y para algunos infractores como el caso de este joven,  ya que educando y concienciando es más probable que el joven se aparte del delito y con eso haya menos delincuentes adultos y reincidentes.

 

Montse Mir y Carol Pinilla

Centro Mediación Barcelona

 

link relacionados

http://elpais.com/elpais/2015/04/30/ciencia/1430404270_783095.html