Hablando con una compañera de trabajo de la mala relación con mi ex pareja me comentó que fuese a mediación.

Con mucha desconfianza solicité una entrevista, de la que salí gratamente sorprendida, no me dieron garantías pero me ofrecieron su colaboración en la solución del problema.

Una vez realizada la entrevista con ellos sentí que me entendían y que debía luchar un poco más por intentar solucionar esto. Es mi ex pareja. ¿cómo hemos podido acabar así?

Llamaron a mi ex marido y consiguieron que viniese a la mediación. Las sesiones fueron cambiando poco a poco. La primera fue un desastre, sólo reproches y más reproches, la segunda fue un poco mejor, no mucho más la verdad… Pero poco a poco las cosas fueron cambiando. Llegamos a un punto de poder hablar sin gritarnos.

Conseguimos llegar a acuerdos. Puede entender que su intención no era fastidiarme, aunque no comparto porqué lo hizo.

La verdad es que en mi vida cambió todo. Empecé a dormir mejor, a liberar tensión.

Ahora cuando lo veo, no voy a decir que seamos amigos, pero nos podemos hablar como personas civilizadas.

y lo mejor de la mediación.. sin lugar a dudas… la cara de mi hijo cuando nos ve juntos.

Sigo sin cobrar toda la pensión alimenticia que me debe, y aunque tengo sentencias judiciales a mi favor, poco a poco se va reduciendo la deuda.

Os aconsejo que sin lugar a dudas acudáis a mediación.

Cmb Centro Mediación barcelona